¡Hola! Deseo de todo corazón que todos estén muy bien.

Quiero iniciar mi mensaje del día de hoy citando el capítulo 6, versículo 12 de Efesios:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo y contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.

Entonces te digo…

¿Que el enemigo se levantó en tu contra? ¡Te tengo una noticia más interesante!

¡DIOS se levantó en defensa tuya!

No le dejes nada al enemigo porque él no tiene nada en ti.

Tienes poder y autoridad a través de Cristo para vencer toda batalla y cortar la cabeza del enemigo.

¡Tú vida es del Señor! ¡Tu matrimonio está en sus manos! ¡Tus hijos a Él le pertenecen! ¡Tus planes están cubiertos por sus ángeles!

Declara bendición para tu vida con tu boca, proclama la victoria sobre ti en todo, levántate como guerrero que eres a pelear por lo tuyo y los tuyos, porque el único que tendrá que soltar para irse corriendo es el diablo, que no tiene nada porque a ti TE PERTENECE lo que Dios te entregó.

Sus armas son poderosas y a nosotros se nos han sido otorgadas para VENCER.

Pero sobre todo, cuando sientas que todo va o viene en contra, ¡no te aflijas…!

Porque yo quiero que tú sepas que a veces Dios permite procesos fuertes en tu vida. Tan fuertes que tú no podrías ni siquiera explicarlos. Tan fuertes que a veces no les encuentras ni un principio ni un fin. Y seguro en este momento te preguntas: “Yo no sé por qué me está pasando esto…”

Pasa que Dios permite las grandes batallas para sus grandes soldados. Pasa que si Dios permitió las pruebas en tu vida es porque sabe que tienes las armas para continuar adelante. Él sabe que iban a llegar los fuertes vientos y que no te ibas a ahogar. También sabe que ibas a caminar sobre el fuego y que no te ibas a quemar. Sabe que tu llegaste con una determinación y que no hay infierno que impida que se cumpla el plan de Él en la Tierra.

Y sé que hay dolor, aunque tengamos fortaleza y podamos resistir, hay dolor.

Duele ser procesados cuando somos piedras sin forma alguna, pero fuiste pulida y te quitaron todo ese lado de donde te encontraron.

No tenías forma, pero te pulieron y sacaron un hermoso diamante.

Por esa razón, la prédica completa en este video que les muestro acá, se llama “Diamante”.

Chequéenlo, y espero que toque sus corazones…

¡Reciban bendiciones!