Aunque no entiendas las razones del proceso que atraviesas, ¡confía! Todo tiene un propósito, y esto que estás pasando es temporal, es decir, que en cualquier momento termina.

Pero el peso de gloria que se ha establecido sobre tu vida, ¡será permanente!

¡Créele al Señor hoy!

No le des cabida en tu vida a ninguna voz que quiera operar en contra de lo que ya Dios dijo.

Por lo tanto, quebranta esos pensamientos que te quieren hacer abortar la bendición, y recibe la fortaleza que el Señor quiere impartir sobre ti para que resistas, y de esto, salgas aún ¡más fuerte!

Por el nivel del proceso, puede ser medida la victoria, y si ha sido difícil esto que estás pasando, es porque es mucho más grande la bendición que se aproxima.

Espera, que un paso de gloria vendrá sobre ti.

¡FE!

¡Bendecido tiempo!