¡Hermanas!

Las mujeres saben que donde hay otras mujeres con propósito y se unen, se desata la gloria del Señor…

Si tú trataste de huir del propósito, déjame decirte que el propósito te anda buscando. Y esta noche te encuentra… ¡Aleluya! ¡Aleluya!

Tú no estás aquí por casualidad. ¡A ti te trajeron! Y es que antes de que tú llegaras a esta tierra, ya hubo alguien que se encontró contigo, y te dijo lo que tú has de ser en este lugar.

El enemigo trabaja a favor nuestro, pero él no se da cuenta de que nos está impulsando a obtener la victoria.

Me explico mejor… Cada vez que el enemigo nos oprime, en medio de esa opresión comenzamos a sentir un vacío, sentimos que algo nos hace falta.

También sentimos que tenemos que estar conectados a una fuente, entonces es esa necesidad la que provoca que nosotros vayamos a los pies del Señor.

En medio de esa opresión, hay personas que lastimosamente acuden a otras cosas: prostitución, vicios, maltratos, suicidios; pero aquellas que conocemos el plan y el propósito de Dios en nuestras vidas, acudimos al Señor, porque eso es lo que está dentro de nosotros.

Nosotras comprendemos que esa necesidad no nos la van a dar las tinieblas, ni el mundo, ni ningún hombre… Sino el Señor.

Quiero que volvamos al diseño original de la Creación.

Nosotras, a través de Eva, cometimos el pecado que marcó la muerte en la Tierra. Conocemos que por Eva, malinfluenciamos a nuestros maridos.

Nosotras tenemos un poder de convicción, y podemos hacer que nuestros maridos tomen una decisión para bien o para mal.

Pero me gustaría que escucharan mi prédica completa, como siempre, a través del video que aquí les comparto.

Y si logró llegar a cada una de ustedes, déjenme sus comentarios para saber cuáles son sus opiniones.

¡Bendiciones para todas!